Amo la imprudencia de mis palabras…

merceroura

FOTO PORTADA LLIBRE GUAICuando era una niña y todo se ponía negro y lúgubre, escribía. Imaginaba historias y apuntaba algunas palabras que me venían a la cabeza en una pequeña libreta. Era un proceso mágico. Aquello me hacía soportar los pequeños tropiezos del día a día. No sólo porque calmaba mi necesidad de explicar al mundo mis miedos y compartirlos, sino porque pensar que algún día podría llegar a escribir un libro me daba esperanza. Era como una forma de demostrar que podía, un reto por el que luchar y seguir. Tomar el dolor y fabricar algo bueno y bonito con él. Dejar escuchar mi voz, una voz que estaba siempre bastante callada. Yo era una niña tristona y poco atrevida. Una de esas niñas que se ocultan y no osan a decir nada para no molestar.

Y pasé años sin molestar. Creo que hubiera podido reventar por acumular dolor, rebeldía  contenida y ganas…

Ver la entrada original 1.209 palabras más

Anuncios

Sola

Simplemente PRECIOSO, valiente, reconfortante y positivo, muy positivo.

merceroura

Estaba tan sola, que sólo la miraban los cerrojos de las puertas y la acompañaban los búhos imantados de la nevera.

Tan sola que notaba los bocados del viento frío en sus piernas cuando se quedaba dormida ante la ventana y sus ojos tristes atraían a las hojas secas del otoño que flotaban perdidas en el aire…

Tan sola que la niebla se le había metido en los pliegues y era capaz de percibir en su piel el olor fresco de la hierba mojada.

Soñaba que conversaba, que reía, que alguien curioseaba en su nuca esbozando un beso dulce, una mañana de domingo… Que alguien la miraba mientras cruzaba el parque surcado de hojas ocres un martes por la tarde cuando el sol se ponía y su mente volaba.

Soñaba que corría apartándose las ramas de los árboles y que tomaba aliento ante una fuente de piedra donde una madre…

Ver la entrada original 735 palabras más

Ciencias y pseudociencias

Últimamente está de moda, antivacunas, homeopatía, miedo al electromagnetismo, antitransgénicos, chemtrails…

He tenido que liadar con amigas que creen firmamente en: la energía de las estrellas, en que la mente puede curarse si curas tu intestino, en que según el grupo sanguíneo que tengas, unas cosas te engordarán más que otras y por supuesto que la industria alimentaria es el diablo.

Cada dos meses se pone un cereal “nuevo” de moda. Este último es la espelta, cereal que tuvo su auge en la postguerra ya que es más resistente del trigo y crece mejor. Gracias a esto la gente podía comer. Se dejó de cultivar porque es un cereal basto y las modas impusieron el trigo de nuevo.
Pero ese no es el problema; el problema es cuando le pones unas características especiales, ya sea que es más sano, más sostenible, más digestivo, menos calórico… Y todo eso es falso.
Pero sí, la espelta es nueva. Es muy trendy. Y cool. Y los panes de espelta son los mejores porque es el nuevo “supercereal”, y te cuesta más que el pan normal…

Y así con todo.

Me gustaría que el método científico y la divulgación científica se impusiera. Que nos explicaran las cosas como son. Que la educación enseñara a los niños a pensar y dudar de todo, a no creer como borregos. (Que no te vendan la moto, como se diría en mi pueblo)
Si algo parece estúpido, posiblemente lo sea. Aprender a leer y sacar tus propias conclusiones. Las palabras bonitas también tienen que decir cosas coherentes.

Y no quiero hablar de pseudociencias… Os dejo este vídeo que explica muchas cosas y bastante mejor que yo.

Matad al científico: José Antonio Pérez at TEDxZaragoza

Copio el texto de Lo:
«Por favor, ved esta charla. Es un poco informal, tal vez demasiado superficial y desorganizada… pero me ha maravillado porque resume perfectamente una de mis grandes preocupaciones sociales de los últimos tiempos: la deriva de la izquierda hacia la superstición, o la asimilación de las pseudociencias como parte de la ideología de la “nueva izquierda”.

»Es fácil. y comprensible, intentar combatir el miedo ante tiempos difíciles con la espiritualidad, pero defender el laicismo y a la vez aplaudir las nuevas religiones se cae de puro absurdo. Y con nuevas religiones me refiero a todas las charlatanerías sin base probada pero que viven tiempos de gloria porque han sabido venderse como “lucha anti-sistema opresor”: antivacunas, homeopatía, miedo al electromagnetismo, antitransgénicos, chemtrails…

»Como persona de izquierdas y con formación y trayectoria científica me aterra pensar en lo que nos está viniendo encima, pero me aterra, y me entristece, aún más que familiares cercanos y muy buenos amigos, a los que considero todos muy buena gente, caigan sin darse cuenta en la pseudociencia.
»Sabéis que soy bastante tolerante… pero cuando me decís que la homeopatía “funciona y es natural”, que la wifi es mala para la salud, que si haces una dieta basada en tu grupo sanguíneo estarás mejor o que los transgénicos son el demonio usado por las multinacionales, junto con las vacunas, para enfermarnos… cuando oigo esas cosas me gustaría que os informárais más allá de webs neo-hippies, más allá de modas, acerca de qué es un hecho probado y qué no, acerca de cómo se comunica y se contrasta la ciencia… o que al menos aceptárais que vuestras creencias son eso: una religión más. Y tengo el máximo respeto hacia las religiones. Lo que no aguanto es que intenten vendérmelas como ciencia.

»Tal vez la pseudociencia sepa venderse mejor. Tal vez lo que se necesita es una mejor divulgación de la ciencia como método, intentar alejarla de su malinterpretación como “saber dogmático” que tiene la mayoría de la sociedad… No se, pero si no se hace algo ya, pronto caeremos en una época oscura que ríete tú de los rezos al entrar a clase.»

Show must go on

Golpean.

Golpean fuerte, agrupándose en la puerta se quedan sin salir. Una palabra más y el torrente será imparable.

Palabras, lágrimas y gritos, se quedan en la ganganta, en los ojos, luchando por salir. Sólo una sonrisa débil los detiene.

Hasta que corres y te alejas. Entonces te quedas solo y gritas. Gritas mucho y fuerte. Las lágrimas te acompañan, sólo quedan las palabras que no dejas que se vayan. Son rebeldes, cualquiera sabe qué podrían decir.

Aún así, gritas y lloras. Lanzas todo fuera, que la rabia y la impotencia se vayan.

Después te calzas la sonrisa. Aunque sea débil te lleva hacia adelante.

Invisibilidad

¿Si pudieras tener un superpoder cuál sería? muchas de las respuestas a esta pregunta es: ¡Ser invisible! Un lujo, ¿no? poder hacer lo que quieras, ir donde se te antoje sin ser visto. Es más, cotillear por doquier. Espiar, que es el deporte nacional.

En cambio a mí, ese superpoder me parece terrorífico. Es uno de mis grandes miedos. Estar sin estar, sin que te dirijan la palabra, sin que a nadie le importe tu opinión, o ni siquiera te escuchen. ¡Ah! No te había visto, no sabía que estabas.

Es tanto mi temor, es tanto mi dolor cuando alguien me hace invisible, que empequeñezco.

Eso sí, es momentáneo, luego vuelvo a mi tamaño normal. Y si te he visto, no me acuerdo. Nadie me hace empequeñecer dos veces.

El regalo nunca va dentro del envoltorio.

Durante este último mes me he dado cuenta de lo poco que se valora el detalle, el esfuerzo por hacer un regalo. He tenido varios amigos dolidos por la poca importancia que se les dió a sus presentes. Regalos hechos con el corazón que fueron pensados durante mucho tiempo, se quedaron a un lado, escondidos en alguna estantería inmadiatamente después del: “Ah, gracias”.

¿Cuándo las comuniones se han convertido en un escaparate del precio justo? Antes se les daba a los niños un órgano-blanco-casio (los que tenían suerte), una pluma, un boli o un libro de firmas y a las niñas, además podían caerles una muñeca nancy vestidita de tiros largos. Ahora los niños pequeños, de unos 10 años más o menos, son capaces de decirte que tu regalo es “una mierda” porque les diste un reloj, un libro o algún objeto sin tecnología. En estos tiempos, esperan que por el hecho de hacer la primera comunión, debes regalarles un viaje a Disneylandia. Como si el tomar una hostia consagrada fuera también un hito en la vida del resto de la familia. Pues no, no lo es queridos niños. Y sus padres deberían saberlo, no deberían crear expectativas en sus retoños, y sí educarles para que sepan, para que se enteren que la importancia está en el detalle. A todo esto, la hostia se la deberían haber “consagrado” a sus padres, así en plena cara.

Pero no me sorprende, aún hay adultos que se quedan con cara de seta después de la apertura de un regalo. No sé qué creen que debe haber dentro, ¿un mapa del teroso?, ¿un abono de temporada?  No, queridos adultos, está lleno de horas de búsqueda para ese regalo “perfecto”, de ilusión, de pensamientos, de miles de “¿qué le gustaría?”, de un “esto es, le va a encantar”… en definitiva de miles de pensamientos hacía ti impasible-insensible. Y dice mucho de ese adulto, se comporta como un niño de 10 años… No sabe valorar el auténtico significado, el cariño y el mimo de la persona que tiene enfrente.

Recuerda, el regalo siempre va en las manos de quién lo da. No pongáis cara de seta 😉

La vida es ilógica.

La vida es un monton de cosas ilógicas en busca de cosas lógicas. Que ilógico no ¡¡¡?

A menudo me descubro pensando y dando vueltas a sucesos y cosas que me ocurren a las que es imposible dar una explicación. ¿Por qué (ingrese aquí el nombre que quiera) me ha hecho esto? ¿Qué le pasará? ¿Por qué no contesta? Si la persona es cercana y abierta de mente, podrás preguntarle directamente y quizá te proporcione una vaga explicación.

— Estaba cansad@, no tenía batería

— Vale, muy bien, de eso pasaron 5 días…

— ¡Ah! Sí, es que se me pasó.

Querido navegante, deja de dar vueltas, le importas una mierda a quién sea.

No hay explicación más lógica y a la vez más ilógica que esa.

Quizá os conoceis de mucho tiempo, o de poco. Pero vuestros caminos han dejado de estar unidos. Por su parte, por supuesto. Quizá ni siquiera le caigas ya bien, tal vez has hecho algo y es un/a cobarde que no dice nada para solucionar, o simplemente no congeniais. Pon su nombre en tu lista negra, olvida y pasa hacia adelante.

No le importas.

De solteras y emparejadas están los grupos llenos

Todas lo hemos sufrido al menos una vez en la vida, os pongo en situación. Un grupo de amigas en el que la mayoría están emparejadas; es decir, todas menos tú. Por supuesto, la single sigue con su vida, tiene su grupo de amigos y sigue pasándoselo bien. El problema llega cuando quieren quedar a tomar un café, una copa, cenar o bailar. He de decir que ninguna tiene hijos, lo que a primera vista facilitaría las cosas.

Si has pasado de los 30, te sonará lo que te cuento. Siempre hay una que no puede separse de un amado novio/marido por lo que pondrá pegas para quedar el viernes o el fin de semana, con excusas tan buenas como:

  • “Ay, es que vamos al cine los viernes” — ¿Todos los viernes? ¿Ese superplanazo no se puede cambiar a un domingo?
  • “Ay, es que cómo voy a dejarle solito” — El señor en cuestión tiene más de 35 años, creo que puede salir con sus amigos también, o quedarse viendo una peli sin que el mundo explote.
  • “Oye chicas, si es posible, mejor quedamos dentro de 2 meses que mi chico va a quedar con sus amigos. ¿Qué os parece?”— léase con voz de zalamera.
  • “Podemos quedar de 18:00 a 20:00, porque he quedado a cenar con mi chico.”— ¿No vivis juntos y es el plan de todos los días?
  • “Sólo puedo los días pares, porque los impares tengo que ir con mi cuchicuchi a ver cómo crecen las flores. O para ver si pintamos el frontal de la pared del salón en rojo fuego o rojo drangón”. — ajá, sí, un gran plan. Por favor, tened cuidado no os desmadreis.
  • “Ay, es que quiero hacer macarrones. El pobre come siempre en la cafetería, no tiene tiempo para cocinar”— ¿Tu chico se ha quedado sin manos?
  • Y la más temida de todas, el plural: “no sé si podremos”, “es que no nos gusta”.

A ver… me parece muy bien que pases tiempo con tu chico, que disfrutéis y tengaís una vida plena en común. Pero, ¿cuándo has perdido tu individualidad? o es sólo una excusa porque no te apetece quedar en ese momento.

Las parejas más felices, bajo mi punto de vista y mi experiencia (que no es poca) son las que no han que perdido las amistades. No hay que perder esa parte del “yo”, no hay que perder el poder tener una vida sólo para tí, esa vida aparte. Cuando le cuentas lo que has hecho, lo que has sentido, lo que le has echado de menos, ¿no te parece valioso?. El reírse y disfrutar juntos de la vida del otro, es importante. Fortalece y mucho.

Dime, ¿Cómo vas a echar de menos a una persona a la que tienes todo el rato pegada a la nariz? Al final ni os acabáis viendo. No hay nada tan sano, cómo el salir con tus amigas a echarte unas risas. Las carcajadas son la sal y el desfogue diario.

El amor no se trata de ahogar la relación, de hacer todo juntos, sino de disfrutar de las singularidades de la otra persona. Como dice una famosa cita: “Se trata de mirar juntos hacia el mismo lado”

Y por supuesto, amigas emparejadas, que una sea soltera no significa que no tenga vida.Quizás hasta tenga más vida social que vosotras, ¿pensáis que está haciendo calceta en el salón? Lo más seguro es que esté disfrutando de un concierto, de un buen vino o de un buen revolcón. Y aunque estuviera haciendo calceta, ¿es menos importante eso que el ir al cine en pareja, sólo porque lo hace sola? No, navegantes, no. El tiempo es tan importante el de uno como el del otro.

Chicas, no perdáis a las buenas amigas y sobre todo nunca os perdáis a vosotras mismas. Eres una sola persona aunque estés emparejada.

Tóxicos y malditos

Cada día tengo más claro dos cosas: la primera es que hay personas que disfrutan haciendo daño a los demás y la segunda es que hay personas que no cambian nunca. Son mala gente y siempre lo serán.

Pillan la debilidad de una persona y a la menor oportunidad que tienen, o cuando las cosas no salen como quieren, o cuando se enfadan o se indignan, lo cogen y lanzan un dardo envenado contra el pobre desgraciado que ya bajó la guardia.

Y además estas malas personas, además de tóxicas, suelen ser muy inteligentes. Por un lado candor y dulzura excesiva con todos, excepto con su objetivo, y por el otro, el trato mezquino y cruel con el personaje a quien quieren minimizar. Eso sí, siempre “por lo bajini” por si el otro se rebela, poner cara de pena y hacerse el santo mártir delante de sus fans.

Doble cara, doble moral y doble rasero, eso es lo que tienen para todo.

Hay que tener mucho cuidado con estas criaturas, porque si fuiste débil una vez, intentarán volver a hacerte daño. Siempre vuelven y siempre lo hacen. Te endulzan los oídos con palabras y lisonjerías hasta que ¡zasca! bajaste la guardia y te mataron por dentro. Con lo que sea, todos tenemos teclas que si nos tocan, caemos. Y estos seres las buscan y no las olvidan. ¿Te duele infinito que te ignoren, que te ninguneen, que te hagan el vacío? Lo harán, y en su segundo round será peor porque es el inesperado, no le verás venir.

Un consejo queridos navegantes: Sed fuertes, nadie te hace daño si tu no les dejas. Si no les das el poder para que te lo hagan. Las relaciones son caducas, una vez tocada siempre van hacia el hundimiento.

Duele, sí y mucho. Pero hazte así en el ojo, quita la lágrima y aléjalo de ti.